lunes, 12 de junio de 2017

Reseña: Objetivo tú y yo

FICHA TÉCNICA

Título: Objetivo: tú y yo

Título original: Kiss me 2

Saga a la que pertenece: Kiss me 2

Autora: Elle Kennedy

Editorial: Alfaguara

Nº de páginas: 296 págs.

ISBN: 9788420483375





SINOPSIS
La segunda entrega de la trilogía #KissMe está protagonizada por Logan, un ligón acostumbrado a conseguir a cualquier chica a la que desee, y Grace, una chica dulce y encantadora pero no menos orgullosa: el cóctel explosivo está servido.
Si quiere recuperar a su chica, va a tener que seducirla...
Logan conoce a Grace por casualidad. Metido a fondo en su papel de playboy, iba buscando a otra persona, pero acabó llamando a la puerta Grace y se encontró con una chica tierna, divertida... y para nada lo que Logan anda buscando.
Así que Logan rechaza a Grace. Error. ¡ERROR!
Ahora ella no quiere saber nada de él, pero Logan está dispuesto a lo que sea, LO QUE SEA, con tal de tener una segunda oportunidad.
Chicos que saben lo que hacen. Chicas que saben lo que quieren.



RESEÑA
Después de haberme enganchado tanto a Prohibido enamorarse, no podía esperar para leerme la segunda parte, estaba en modo “¡¡necesito leerla ya de ya!!”.
A pesar de no ser una continuación del primer libro, mantiene los personajes y el mismo tipo de narrativa que sabe engancharte.
En esta segunda parte, Elle nos muestra la vida de Logan, el mejor amigo de Garrett y  uno de los jugadores estrella del equipo de hockey de la universidad de Briar. Como la mayoría de los jugadores de hockey, tiene fama de mujeriego y es un apodo que se ha ganado a pulso: se pasa el día tonteando con mujeres y acostándose con ellas, sin comprometerse con ninguna, porque su corazón pertenece ya a una chica, o eso cree el.
Cuando conoce a Grace, se encuentra con la horma de su zapato: a pesar de su dulzura e inocencia, Grace es una mujer de armas tomar y no se va a dejar influir por los jueguecitos habituales que Logan utiliza con el resto de chicas. Desde el día en que Logan apareció en la puerta de su habitación, todo su mundo ha dado la vuelta.
Poco a poco empiezan a pasar tiempo juntos y se dan cuenta de que no solo hay una atracción sexual muy fuerte entre ellos, sino que también tienen cosas en común. Pero todo eso sigue sin ser suficiente para Logan, que no está preparado para entregarse a otra persona.
Pero cuando pierde a Grace, se da cuenta del enorme error que ha cometido. Esa metedura de pata puede costarle todo lo que tiene con Grace y deberá hacer virguerías para recuperar la confianza que ella tenía en él.
Pero Logan no solo deberá solucionar lo suyo con Grace, deberá empezar a tomar decisiones que determinarán su futuro y el de su familia y deberá también arriesgarlo todo por sus sueños.
Elle Kennedy nos muestra que el amor mueve más que cualquier fuerza bruta y que si quieres puedes. Y poco a poco irán descubriendo como es una relación duradera, lejos de los rollos esporádicos a los que nos tiene acostumbrados Logan, a la vez que vamos averiguando sus puntos débiles, miedos e inquietudes.
Entretenida, adictiva y con una chispa que te engancha a cada página, con unos personajes que van madurando y evolucionando a lo largo de la obra y con los que reirás, sufrirás y llorarás.

FRASES FAVORITAS
—¿Por qué? ¿Porque me gusta jugar? —La indignación hace que mi tono salga más duro de lo que querría—. ¿Alguna vez has pensado que tal vez es porque todavía no he conocido a la chica adecuada? Pero no, claro, es imposible que yo quiera a alguien a quien dar mimos, y con quien ver películas, alguien que lleve mi camiseta y que me anime en los partidos, alguien que haga la cena conmigo como hacéis tú y Garr…
Su carcajada corta mi discurso de cuajo.
Entrecierro mis ojos.
—¿De qué hostias te ríes?
En cuestión de segundos, la risa desaparece y su tono se vuelve serio.
—Logan…, durante todo ese discurso que has soltado…, no has dicho ni una vez que quieras hacer todo eso conmigo. Has dicho «alguien». —Su rostro brilla—. Acabo de entenderlo todo.
Bueno, pues mejor para ella, porque yo no tengo ni puta idea de lo que quiere decir.
—Todo este tiempo he creído que me mirabas en plan «quiero algo contigo», pero en realidad nos estabas mirando a «nosotros». —Se vuelve a reír—. Y todas esas cosas que acabas de enumerar, son cosas que Garrett y yo hacemos juntos. Amigo, tú no quieres nada conmigo. Tú lo que quieres es a mí y a Garrett.
La alarma se instala en mi interior.
—Mira, si estás sugiriendo que lo que quiero es un trío contigo y mi mejor amigo, te puedo asegurar que ni de coña.
—No. Pero quieres lo que tenemos Garrett y yo. Quieres la conexión y la cercanía, y todo ese rollo pasteloide de una relación.

Durante todo este tiempo me he estado sintiendo culpable por desear a la chica de mi mejor amigo, pero creo que lo que realmente deseaba era tener la relación que tiene mi mejor amigo. Alguien con quien pasar el tiempo. Alguien que me excite y que me haga reír. Alguien que me haga… feliz.

Y mientras se retuerce en la cama y trata de escapar de mis implacables dedos, llego a varias conclusiones.
La primera es que nunca en toda mi vida me he divertido tanto con una chica.
La segunda, es que no quiero que esto se acabe nunca.
Y la tercera…
Creo que me puedo estar enamorando.

—Cada palabra es verdad, preciosa. —Duda. Traga saliva—. Hannah intentaba describir el amor el semestre pasado. Me dijo que uno siente como si el corazón estuviera a punto de desbordarse, y que cuando quieres a alguien, necesitas a esa persona más que nada en el mundo, más que la comida, o el agua, o el aire. Eso es lo que siento por ti. TE NECESITO. No puedo soportar la idea de estar sin ti. —Deja salir un suspiro tembloroso—. Eres la última persona en la que pienso antes de irme a  dormir, y la primera persona en la que pienso cuando abro los ojos por la mañana. Lo eres todo para mí, peque.


Los próximos años es probable que me parezca estar dando vueltas en un túnel negro como el carbón, pero hay una luz al final de ese túnel. Y mientras estés conmigo, también habrá una luz dentro de él. Sin ti, no habría más que oscuridad.